Juguetes para perros: consejos sobre seguridad

607 16 81 73
Juguetes para perros: consejos sobre seguridad

Tu perro juega para liberar tensión, para mordisquear (su actividad preferida), pero, sobre todo, para estar contigo. A la consulta de un veterinario de urgencias en El Ejido llegan, con demasiada frecuencia, perros con síntomas de asfixia o de intoxicación tras haber disfrutado de alguna de estas sesiones de juegos.

La mayoría de estos accidentes los ha causado un juguete contraindicado o de mala calidad. Por eso, ante cualquier compra, debes cerciorarte de que estás en un establecimiento autorizado, como la clínica de tu veterinario de urgencias en El Ejido y de que estás adquiriendo un artículo correctamente homologado y etiquetado.

Verifica, también, que se adapta al tamaño y la potencia de la mandíbula de tu mascota. Un objeto tan pequeño que pueda caber detrás de sus molares es siempre un factor de riesgo. Al igual que uno cuya consistencia resulte insuficiente para soportar la mordida de tu perro sin romperse en peligrosos pedazos.

Por otra parte, los materiales aptos son aquellos que pueden ser ingeridos sin perjuicio para tu mascota. Si se trata de un cachorro, los juguetes de peluche o de felpa son los más adecuados para su incipiente dentadura (y, de paso, para la salud de tu mobiliario).

Otros géneros recomendables son el látex (de una resistencia algo mayor, pero también apropiado para crías) y el caucho. Sin embargo, con este último debes tener cuidado, ya que algunas marcas, para abaratar costes, utilizan caucho reciclado (tóxico) en lugar de natural, aunque puedes distinguirlos perfectamente por el característico olor a neumático de la goma artificial.

Y si tu perro es grande y nada parece resistirse a sus fauces, no te preocupes: los juguetes de vinilo son prácticamente indestructibles y, además, inocuos para él.

Si, a pesar de todo, tu mascota tiene cualquier problema, en nuestro Centro Veterinario Bienestar Animal Almerimar te atendemos a cualquier hora para que no tengas que preocuparte nunca. ¡Llámanos!